Viernes, 24 de noviembre de 2006
Publicado por EDUKADORA @ 19:45
Comentarios (5)  | Enviar
El pinche, al llegar a casa, se encontró a su estúpida novia con algodones en los dedos de los pies y los de las manos extendidos (se estaba pintando las uñas) corriendo hacia él a lo frankenstein mientras le decía "no te vas a creer lo que ha pasado esta noche en el barrio, y encima los del "diario de la mañana" no me han hecho casoooo" "¡Noooooo!"-le contestó el probablemente fan de Anatomía de Grey y CSI Miami y Las Vegas "¡no te lo vas a creer tú!"

Apunte o nota: No sé si os hab [...]
Leer m?s...

Publicado por EDUKADORA @ 19:38
Comentarios (0)  | Enviar
En el bolsillo del pantalón de chándal que Edmun (o Mundo) se había puesto para operar más cómodo aquella estruendosa noche guardaba intacto un décimo de lotería que no sabía él, y no sabría jamás nadie de su entorno, que estaba premiado con ciento veinte mil eurazos. ¡Era rico! O hubiera o hubiese sido, de no ser por la traición que su cerebro semimutilado le hizo en el último momento, bien por desuso de conocimientos adquiridos, bien por desgaste psíquico de soportar la gota que chapotea conti [...]
Leer m?s...

Jueves, 16 de noviembre de 2006
Publicado por EDUKADORA @ 20:44
Comentarios (3)  | Enviar
"¿Que qué pasaaaa?? Uy esta sí que es buena... si es que estaba claro que ese niño no era normal... ¿sabes de qué es eso? De tanto estudiar, eso no puede ser bueno, mira mis niños, sin estudios y con el piso y el coche comprado... enfermó seguro y le dio por volar la casa, ya lo veía yo raro raro raro... o vete a saber si no andaba en las drogas... ay pobre Gertru, seguro que ya sabe que su pequeño Mundo voló por los aires... ¡uy su pequeño Mundo! ¡qué ocurrente! ¿eso no es una diáfora o algo as [...]
Leer m?s...

Viernes, 03 de noviembre de 2006
Publicado por EDUKADORA @ 19:14
Comentarios (0)  | Enviar
Edmun había tenido un horrendo día. En el trabajo no le iba nada bien, sus estudios de especialización en el extranjero pasaban absolutamente desapercibidos entre sus jefes y compañeros. Tiraba las horas laborales delante del ordenador mirando nada, sin instrucciones de ningún tipo ni margen de actuación, acomodando papeles y ordenando el orden por el módico precio de mil euros con las extras prorrateadas. "Es lo que hay", le decían cuando le pegaba un arrebato de "lo dejo". También le decían qu [...]
Leer m?s...