Viernes, 19 de mayo de 2006
Publicado por EDUKADORA @ 13:17
Comentarios (0)  | Enviar
-Nada, que no hay manera oye, que comunica todo el rato...?cu?ntas veces les dijimos que no empleasen el m?vil para llamadas que no fuesen de trabajo? Brrrr vaya par de d?scolos...
- A ver, d?jame a m?, trae el m?vil, vengaa
La discoteca hab?a adquirido un ambiente g?lido, totalmente desprovisto de la artificialidad de las luces y la m?sica. Sin gente, con ?nicamente ellos dos (bueno, hab?a otra pareja, pero estaba inconsciente tirada en el suelo), todo resultaba excesivamente blanco y pegajoso, ol?a a alcohol reseco, a meos y a v?mito.
-?Me da se?al! A ver si ahora por fin lo cogen...
- Estos se van a despertar de un momento a otro y como no entren en el cupo no hacemos puntuaci?n, mira que la cagamos...
-joer que no lo cogen, qu? t?ossss pues yo no pienso carg?rmela por culpa de ellos...
El tel?fono sigue sonando sin respuesta. La mujer tirada en el suelo bajo el taburete esboza una sonrisa e introduce su dedo ?ndice en la oreja del energ?meno que le hab?a puesto la pierna encima. Yacen felizmente inertes y ajenos a los planes que se ciernen sobre ellos.

"Sin prevenciones me doy vuelta y siguen
aquellos dos a la izquierda del roble
eternos y escondidos en la lluvia
dici?ndose qui?n sabe qu? silencios
No s? si alguna vez les ha pasado a ustedes
pero cuando la lluvia cae sobre el Bot?nico
aqu? se quedan s?lo los fantasmas.

Ustedes pueden irse.
Yo me quedo.*"
M. Benedetti

* Por ahora...(N de la T)
Comentarios