Viernes, 03 de noviembre de 2006
Publicado por EDUKADORA @ 19:14
Comentarios (0)  | Enviar
Edmun hab?a tenido un horrendo d?a. En el trabajo no le iba nada bien, sus estudios de especializaci?n en el extranjero pasaban absolutamente desapercibidos entre sus jefes y compa?eros. Tiraba las horas laborales delante del ordenador mirando nada, sin instrucciones de ning?n tipo ni margen de actuaci?n, acomodando papeles y ordenando el orden por el m?dico precio de mil euros con las extras prorrateadas. "Es lo que hay", le dec?an cuando le pegaba un arrebato de "lo dejo". Tambi?n le dec?an que se aprovechase, que era el sue?o de todo el mundo, tener un trabajo en el que no hicieras nada. Edmun asist?a incr?dulo y boquiabierto a aquellas declaraciones de clarividencia pasmosas y de repente todo encajaba, comenzaba a ver claro por qu? segu?a viviendo en un pa?s tercermundista incapaz de evolucionar a pesar de la lluvia de subvenciones procedentes de la Uni?n Europea. De vez en cuando le entraban ataques de conformismo y simplemente se conformaba, otras veces buscaba v?as de escape fuera del trabajo para estimular su mente acad?micamente entrenada para el desarrollo bajo presi?n, otras veces se repensaba a s? mismo como un okupa en Londres, tir?ndolo todo por la borda y entreg?ndose en cuerpo y alma al consumo de estupefacientes. Nada ten?a sentido.
Aquel horrendo d?a, cuando sali? de su est?pido trabajo que para muchos/as era la panacea, decidi? darle rienda suelta a las v?as alternativas de escape que frecuentemente rondaban su cr?neo semimutilado por la inoperancia.
Se encerr? en el ba?o. Nadie le molestar?a puesto que viv?a solo, hab?a alquilado un minipiso dos portales m?s abajo del de sus padres para poder ir a comer y conseguir as? ahorrar 50 euros mensuales. Sus afanes de alquimista lo tendr?an entretenido por un tiempo considerable y le ayudar?an a mitigar sus cada vez m?s frecuentes crisis de ansiedad. Junt? diversos l?quidos y sustancias y comenz? a experimentar. Su pelo revuelto y el brillo que se le puso en los ojos le dieron un aspecto pleno y absoluto de loco transitoriamente enajenado. Comenz? a experiemntar, a la media hora algo no iba bien, no iba nada bien,...NOOOO!!

?Yo he visto cosas que vosotros no creer?ais. Atacar naves en llamas m?s all? de Ori?n. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la puerta de Tannh?user. Todos esos momentos se perder?n en el tiempo, como l?grimas en la lluvia. Es hora de morir.? - Roy Batty en 'Blade Runner'
Comentarios