Viernes, 24 de noviembre de 2006
Publicado por EDUKADORA @ 19:38
Comentarios (0)  | Enviar
En el bolsillo del pantal?n de ch?ndal que Edmun (o Mundo) se hab?a puesto para operar m?s c?modo aquella estruendosa noche guardaba intacto un d?cimo de loter?a que no sab?a ?l, y no sabr?a jam?s nadie de su entorno, que estaba premiado con ciento veinte mil eurazos. ?Era rico! O hubiera o hubiese sido, de no ser por la traici?n que su cerebro semimutilado le hizo en el ?ltimo momento, bien por desuso de conocimientos adquiridos, bien por desgaste ps?quico de soportar la gota que chapotea continuamente en la cabeza, que tambi?n es water, my friend. El destino, oh el destino, d?cese de la sucesi?n inevitable de acontecimientos provocados e incognoscibles. Condenado a la infelicidad, acosado por la insatisfacci?n, secuestrado por el esp?ritu de la derrota, mutilado por un bid?... Se empezaban a o?r los gritos de llanto y desesperaci?n de Gertru y su marido por las escaleras. "Mundoooo, Mundo m?ooo"
En el otro lado de la calle la cepo escuchaba estupefacta como la del "diario que nunca duerme" le colgaba secamente el tel?fono tras decirle que no ten?an tiempo para esc?ndalos superficiales de personas an?nimas que no sab?an cocinar con gas butano.

Le hicieron la autopsia. El pinche explotado del forense (que, curiosamente, tambi?n ten?a sus carreritas, masters y tal, el pinche digo, no el forense, el forense ni siquiera era forense) se llev? una grata sorpresa escondida en el bolsillo del ch?ndal, y todo recuper? su armon?a, el mundo volv?a a girar, un pobre energ?meno saldr?a de su vida apopl?jica de manera escatol?gicamente inimaginable mientras otro sal?a de su vida sin m?s tambi?n rodeado de elementos escatol?gicamente inimaginables. La inmensa cantidad de causas es impensablemente inmensa, es imposible conocerlas todas y enlazarlas entre s? , de lo que no hab?a duda era de que probablemente Edmundo ahora tocara o tocase el arpa y resolviera o resolviese ecuaciones complejas para dios y su p... propia madre.
F.M. Cuando el herrero no da en el clavo es un errero.
Comentarios