Viernes, 13 de julio de 2007
Publicado por EDUKADORA @ 20:20
Comentarios (2)  | Enviar
Est? de aniversario este movimiento iniciado en los a?os 70 como protesta y burla ante los convencionalismos establecidos que cada vez invad?an m?s cotas de poder sociocultural. La fecha de origen del movimiento se identifica con la publicaci?n del Never Mind de los m?ticos Sex Pistols, en 1977.



El PUNK no se refiri? s?lo a la m?sica sino que abarc? diferentes aspectos como la est?tica, las relaciones sociales y la actitud ante la vida hasta conseguir erigirse como ideolog?a o filosof?a de vida frecuentemente vinculada con la Anarqu?a.

Malinterpretado por una gran mayor?a y ampliamente mercantilizado, el punk qued? impreso en la retina del com?n espectador como una cresta de colores y un atuendo con imperdibles portado por un gamberro.

Actualmente esto se ha refinado y de la original idea del "hazlo t? mismo" se ha pasado a marcas de ropa que venden la indumentaria rota y desgastada a precios astron?micos as? como cabezas vac?as de ideolog?a o nociones filos?ficas que se cargan de pendientes y de crestas dise?adas en peluquer?as alternativas.

Recomiendo como material audiovisual, "The filth and the fury"
Sin desperdicio jejje

Y, como homenaje, un regalo para los libres de esp?ritu y lengua en pluma de Miguel Hern?ndez:

Los hombres viejos

I

Nacen puestos de gafas, y una piel de levita,
y una perilla obscena de culo de bellota,
y calvos, y caducos. Y nunca se les quita
la joroba que dentro del alma les explota.

Pedos con barbacana, ceremoniosos pedos,
de su senil ni?ez de polvo enlevitado,
pasan a la edad plena con polvo entre los dedos,
sonando a sepultura y oliendo a antepasado.

Parecen candeleros infelices, escobas
desplumadas, retiesas, con toga, con bonete:
una congregaci?n de gallardas jorobas
con callos y verrugas al borde del retrete.

Con callos y verrugas, y coles y misales,
la dignidad del asno se rebela en la enjalma,
mirando estos cochinos tan espirituales
con callos y verrugas en la extensi?n del alma.

Alma verrugicida, callicida la vuestra.
Hab?is nacido tiesos como los monigotes,
y viv?s de puntillas, levantando la diestra
para cornamentar la voz y los bigotes.

Salud?is con el ano, no arrug?is nunca el traje,
disimul?is los cuernos con laureles de lata.
No par?is en la tierra, siempre vais de viaje
por un pa?s de luna maquinal, mentecata.

Nac?is inventariados, mor?s previa promesa
de que ser?is cubiertos de estatuas y coronas.
Vais como procesados por el sol, que procesa
aquello que se?ala delito en las personas.

Os alimenta el aire sangriento de un juzgado,
de un presidio siniestro de abogados y jueces.
Y conced?is los pedos por audiencia de un lado,
mientras del otro lado jod?is, me?is a veces.

Her?s, crucific?is con ojos compasivos,
cad?veres de todas las horas y los d?as:
autos de poca fe, pasto de los archivos,
habl?is desde los p?lpitos de muchas tonter?as.

Nunca tenga que ver yo con estos doctores,
estas enciclopedias ahumadas, aplastantes.
Nunca de estos fil?sofos me ataquen los humores,
porque sus agudezas me resultan laxantes.

Porque se ponen huecos igual que las gallinas
para eructar sandeces crey?ndose profundos:
porque para pensar entran en las letrinas,
en abismos rellenos de folios moribundos.

Sentenciosas tinajas vac?as, pero hinchadas,
se repliegan sus frentes igual que acordeones,
y ascienden y descienden, tortugas preocupadas,
y el coraz?n les late por no s? qu? rincones.

No se han hecho para estos bo?igos los barbechos,
no se han hecho para estos gusanos las manzanas.
S?lo hay chocolateras y sillones deshechos
para estas incoherencias reum?ticas y canas.

Retretes de elegancia, cagan correctamente:
hijos de puta ansiosos de politiquer?as,
publicidad y bombo, se corrigen la frente
y preparan el gesto de las fotograf?as.

Temblad, hijos de puta, por vuestra puta suerte,
que unos soldados de alma pat?tica deciden:
ellos son los que tratan la verdadera muerte,
ellos la verdadera, la ruda vida piden.

La vida es otra cosa, sucios se?ores m?os,
m?s clara, menos turbia de folios, de oficinas.
Nadan radiantemente sus cuerpos en los r?os
y no usan esa cara de m?ltiples esquinas.

Nunca fuisteis muchachos, y quer?is que persista
un mundo aparatoso de cart?n estirado,
por donde el cart?n vaya paticojo y turista,
rey entre maniqu?es de pulso congelado.

Ven?s de la Edad Media donde no hab?is nacido,
porque no sois del tiempo presente ni el ausente.
Os mata una verdad en el caduco nido:
la que impone la vida del siempre adolescente.

Yo soy viejo: tan viejo, que el primer hombre late
dentro de mis vividos y veintisiete a?os,
porque combato al tiempo y el tiempo me combate.
A vosotros, vencidos, os trata como a extra?os.

II

Trapos, calcoman?as, defunciones, objetos,
muladares de todo, tinajas, oquedades,
l?pidas, catafalcos, legajos, mamotretos,
inscripciones, sudarios, menudencias, ruindades.

Polvo, palabrer?a, carcoma y escritura,
cornisas; orinales que quieren ser severos,
y se llevan la barba de goma a la cintura,
y duermen rodeados de siglos y sombreros.

Vilmente descosidos, p?lidos de avaricia,
lo que m?s les preocupa de todo es el bolsillo.
Gotosos, desastrosos, malvados, la injusticia
se viste de acta en ellos con papel amarillo.

Los ver?is adheridos a varios ministerios,
a varias oficinas por el ocio amuebladas.
Con el sexo en la boca canosa, van muy serios,
trucosos, maniobreros, persiguiendo embajadas.

Los ver?is sumergidos entre trastos y co?os
internacionalmente pagados, conocidos:
pasear por Ginebra los cojones biso?os
con cara de inventores mortalmente aburridos.

Son los que recomiendan y los recomendados.
La recomendaci?n es un procedimiento.
Por recomendaci?n agonizan sentados
donde la muerte c?moda pone su ayuntamiento.

Cuando van a acostarse, se quitan la careta,
el disfraz cotidiano, la diaria postura.
Ante su sordidez se nubla la peseta,
se agota en su paciencia la estatua m?s segura.

A veces de la mala digesti?n de estos cuervos
que quieren imponernos su vejez, su idioma,
que quieren que seamos lenguas esclava, siervos,
dependen muchas vidas con signo de paloma.

A veces son marquesas ?ntimas de ambiciones,
insaciables de joyas, relumbronas de trato:
fracasadas de t?tulo, caballares de acciones,
relinchan por llevar el mundo en el zapato.

Putonas de importancia, miden bien la sonrisa
con la categor?a que quien las trata encierra:
pol?ticas jetudas, desgastan la camisa
jodiendo mientras hablan del drama de la guerra.

Se cae de viejo el mundo con tal matalotaje.
hijos de la rutina bisoja y contrahecha,
valoran a los hombres por el precio del traje,
cagan, y donde cagan colocan una fecha.

Van del hotel al banco, del hotel al paseo
con una cornamenta notable de aire insulso.
Es humillar al pr?jimo su m?s noble deseo
y el esfuerzo mayor le hacen meando a pulso.

Hemos de destrozaros en vuestras legaciones,
en vuestros escenarios, en vuestras diplomacias.
Con ametralladoras c?lidas y canciones
os ametrallaremos, prehist?ricas desgracias.

Porque, sabed: llevamos mucha verdad metida
dentro del coraz?n, sangrando por la boca:
y os vencer? la f?rrea juventud de la vida,
pues para tanta fuerza tanta maldad es poca.

La juventud, motores, ?mpetus a raudales,
contra vosotros, viejos exhombres, plena llueve:
mueve un?nimemente sus m?sculos frutales,
sus m?quinas de abril contra vosotros mueve.

Viejos exhombres viejos: ni viejos tan siquiera.
La vejez es un don que ceder? mi frente,
y a vuestro lado es joven como la primavera.
Sois la decrepitud andante y maloliente.

Sois mis enemiguitos: los del mundo que siento
rodar sobre mi pecho m?s claro cada d?a.
Y con un soplo s?lo de mi caliente aliento,
con este solo soplo dict? vuestra agon?a.



M. Hern?ndez (el del medio, agachado) como soldado antifascista durante la Guerra Civil Espa?ola.
Comentarios
Publicado por narog17
Jueves, 19 de julio de 2007 | 13:22
Viva el punk, d? que s?, los viejos punkies nunca mueren y God Save the Queeeennn????lalalalalaloco
Publicado por cere
Lunes, 11 de agosto de 2008 | 23:05
....arriba el ....pUnK........Rebotado