Lunes, 13 de agosto de 2007
Publicado por EDUKADORA @ 17:30
Comentarios (2)  | Enviar
Esta era una clase de ni siquiera recuerdo qu? asignatura por lo impactante que result? el detalle.

El profesor que la impart?a era bajito y este memorable d?a hab?a tra?do unas transparencias para proyectar en la pantalla blanca enrollable. ?sta estaba recogida as? que, dada su estatura, pidi? a alguien de la clase m?s alto que ?l que le echase una mano para llegar tubo blanco enrollado que estaba a la altura del encerado.

En un principio nadie se levant?, como suele ocurrir. Pero en muy poco tiempo, un vendaval de decisi?n se irgui? cuan alto era y se encamin? desde las filas de en medio del aula hasta la tarima del profesor. Sin mediar palabra, irgui? el brazo decidido y agarr? un tubo blanco que hab?a al lado del encerado. En la clase nos quedamos estupefactos porque no iba hacia el pl?stico del proyector sino hacia la luz del encerado, de similares caracter?sticas aunque visiblemente distintas.

El muchacho se dio la vuelta con la luz del encerado en la mano a modo de Luke Skywalker, deposit? el sable de luz reci?n adquirido en la mesa del profesor mientras ?ste lo segu?a con la mirada y la boca abierta, baj? de la tarima mientras sus compa?eros hac?amos lo mismo que el profesor y volvi? a su sitio.

En la mesa yac?a la luz del encerado con los cables salidos, est?pidamente rota, en un episodio tan surrealista que cuando empez? la carcajada general se debi? de o?r hasta en el Monte del Pedroso.



JuAs jUaSs
Comentarios
Publicado por Sinfi
Martes, 14 de agosto de 2007 | 16:01
Me mondo lirondo XDRebotado
Publicado por narog
Viernes, 17 de agosto de 2007 | 10:22
Mi joven padawan que bello escrito hecho t? has. As? las cosas son, as? la fuerza es.